MANTRAS RAÍZ

Aquí dejamos transcrita una práctica muy efectiva que ayudar a sintonizar nuestra antena con el universo, por decirlo de alguna manera, procedente de la tradición oriental. Con el Mantra se silencia el diálogo interior, se eleva el nivel de frecuencia vibratoria, lo que permite acceder a estados no habituales de conciencia. Practicada con cierta regularidad, esta técnica ayuda a establecer una serena distancia con respecto a los acontecimientos cotidianos, para poder vivirlos con mayor amplitud y conciencia.

Esta práctica es tan efectiva como sencilla de realizar, no requiere conocimientos especializados de ningún tipo. Tan sólo requiere una cosa: que se la practique.

La palabra Mantra puede subdividirse en:

Man: Mente- Conciencia.

Tra: Instrumento.

Hay muchos tipos de mantras en función de la tradición de la que provengan. Los que aquí se presentan se refieren a los sonidos raíz de cada centro energético (chakras), que activan y armonizan los nadis -canales energéticos- a ellos asociados, así como a sus respectivas glándulas.

Basta con que nos sentemos en una silla, espalda erguida, que no rígida, sintiendo por unos minutos la respiración, y contactemos un poco con nosotros mismos. Relajar el cuerpo en la medida de lo posible, sentir el contacto de los pies con la tierra, y el hilo que nos tira de la corona- parte superior de la cabeza- hacia arriba.

Práctica. En este caso realizaremos 3 sonidos por cada centro, sintiendo la zona donde estamos trabajando, visualizando el color, y haremos el sonido en voz alta o bien en silencio (hacia adentro, más sutil). Lo importante es la vibración que produce y la intención desde la que se realiza. En este caso, equilibrar nuestro ser y cada centro en concreto. Es importante, asimismo, ir haciendo pequeñas pausas entre los sonidos, e ir sintiendo el espacio mental que se va generando.

1 Centro: Perineo. Situado entre los genitales y el ano. Color rojo. Relacionado con la Tierra y la Abundancia (no sólo material). Crea estado de confianza, arraigo, aumenta la vitalidad. Glándulas y órganos sexuales. Familia. Mantra LAM.

2 Centro: Palacio Sexual. A la altura del pubis, entre éste y el sacro, aproximadamente. Color Naranja. Ayuda a liberar los bloqueos sexuales, así como a crear relaciones más armoniosas.Glándulas sexuales y suprarrenales. Riñones, Vejiga. Mantra VAM.

3 Centro: Plexo Solar. Conectado con el hígado, por tanto con la visión, con la claridad del camino a seguir en la vida. Color Amarillo. Glándulas pancreáticas. Bazo-Páncreas, Estómago. Mantra RAM.

4 Centro: Corazón. A la altura del corazón, aproximadamente, por el eje central. Color Verde o Rosa. Altruismo, Amor desinteresado y compasivo. Pulmones, Corazón. Glandula Timo. Mantra YAM.

5 Centro: Garganta. La Comunicación, tanto interna como externa. Color Azul. Glándula tiroides y paratiroides. Mantra HAM (pronunciar JAM).

6 Centro: Tercer Ojo. Visión de lo esencial, aquello que está más allá de lo físico. Color Índigo. Glándulas hipófisis, pituitaria, pineal.  Mantra AUM (OM).

7 Centro: Corona. En la parte superior de la cabeza, un poco por detrás del centro de la misma. Conexión con lo trascendente. Glándula pineal. Silencio vibratorio. Se puede activar haciendo el AOM interno. Permanecer en quietud y silencio el tiempo que podamos.

Sobre todo, disfrutar de la práctica.

Estar bien uno mismo es una de las formas más sencillas que tenemos al alcance de la mano (o de la silla, en este caso) para ayudar a los demás y a nuestro entorno, pues cuando nos sentimos bien, con cierta tranquilidad y calma mental, estamos más abiertos, más receptivos a los demás, menos encerrados en nosotros mismos y nuestros problemas, y el dar no es una exigencia, sino que surge espontáneamente.

Estemos bien…¡aunque sea por los demás!

 (Mis agradecimientos a Juan Li y Guillermo Leyva por enseñarme esta práctica).