Actitud Meditativa

La Actitud Meditativa frente al estrés y las emociones:

Más allá de si practicamos o no la meditación, todos tenemos la capacidad de cultivar la actitud meditativa, basada en la presencia, la escucha, la atención relajada y la serenidad, entre otras cualidades. Desde aquí, se pueden abordar las dificultades de la vida cotidiana, el estrés y las emociones conflictivas con la distancia suficiente para no vernos arrastrados por ellas ni ser tan reactivos en nuestras respuestas.

La actitud meditativa nos ayuda a volver al centro una vez nos hemos perdido, cosa que suele suceder una y otra vez. También favorece no estar constantemente juzgando, lo que suaviza la relación con nosotros mismos y el entorno. Así, encontramos el descanso y el hogar en nosotros mismos, y no hay tanta necesidad de luchar para demostrar nada.

Se diferencia de la meditación formal en que no es necesario adoptar ninguna postura ni hacer nada específico para conectar con ella, si bien la práctica de la meditación, por ejemplo, puede ayudar enormemente a su aplicación.

El taller será teórico-práctico, si bien se enfatizará más la parte práctica con meditaciones, ejercicios de escritura, expresión  corporal y relajación.

Algunos de los temas que se tocarán serán los siguientes:

-Diferencias entre meditación y actitud meditativa.

-La atención plena. Características.

-Las emociones básicas: miedo, rabia, alegría, tristeza.

-La relación de las emociones con los elementos y los órganos según la Medicina Tradicional China..

-Los mensajes de las emociones desde la psicología humanista.

-La incidencia de la cosmovisión, creencias y pensamientos en nuestras emociones desde el punto de vista de la filosofia sapiencial.

-La compasión.

-Prácticas.

Anuncios