Tai Chi y Chi Kung

cropped-1836617_3966731261971_203337007_o.jpg

El tai chi y el chi kung son dos ejemplos paradigmáticos de un tipo de ejercicio físico o gimnasia psicocorporal que expresa toda una filosofía de vida. Pertenecientes a la antigua tradición taoísta china, sólo desde el siglo pasado su práctica se ha convertido en una constante en muchos lugares del resto del mundo.

Practicada con cierta regularidad, esta gimnasia produce enormes beneficios a la persona, entre las que se encuentran la relajación del cuerpo y la mente, la mejora del equilibrio y la flexibilidad, la coordinación, el reforzamiento del sistema inmunológico, así como un mayor aporte energético a través del trabajo y la conciencia respiratoria.

Con el tiempo, también puede convertirse en un camino de crecimiento personal, interior, en el que la persona progresivamente se va haciendo más presente y va tomando cada vez más conciencia de sí misma y de su entorno, lo cual ayuda, colabora o refuerza su proceso de apertura al mundo.

La filosofía que subyace al tai chi y al chi kung acaba asentándose en uno mismo, casi de forma natural, pues es el propio cuerpo el que acaba expresando sus principios. Una actitud corporal, un modo de estar físico, expresa una disposición mental y emocional y viceversa. Es decir, que alineando la postura corporal, por ejemplo, podemos ayudar a centrarnos mentalmente. Imaginemos a alguien que sostiene una filosofía ante la vida de apertura, de disponibilidad, pero que luego vemos que sus músculos están contraídos hasta el punto de generar contracturas crónicas y tener una respiración superficial, por ejemplo. O alguien que sostiene la necesidad de comunicarse y expresarse libremente, pero después tiene la cabeza y la mirada en dirección al suelo. En estos casos, podemos observar fácilmente que no hay coherencia entre su actitud corporal y su expresión verbal. Y, es más, casi podríamos afirmar que su lenguaje corporal está siendo más veraz que lo que dice con palabras.

Con esto no pretendo nada más que señalar la importancia de tener presente el fenómeno corporal en tanto indicador o comunicador de ciertas posturas ante la vida, y es imprescindible atenderlo si queremos avanzar en nuestro camino hacia la integridad. El cuerpo expresa unas creencias, unos temores, unos valores. El cuerpo expresa la filosofía de cada uno. Y para el trabajo de desarrollo personal, éste nos puede dar muchas pistas a la hora de saber cómo nos estamos relacionando con nosotros mismos y los demás.

Anuncios

2 respuestas a Tai Chi y Chi Kung

  1. Ana M. González dijo:

    Creo que este enfoque mente-cuerpo puede ser muy fecundo, y que se puede trabajar desde la mente al cuerpo y viceversa para cambiar nuestras posturas-actitudes, son dos caras de la misma moneda! Yo por ejemplo me volví más realista cuando aprendí a “tomar tierra”, con las piernas y los pies, eso me fue cambiando desde mi manera de caminar hasta el sentirme más en contacto con lo que sucede en cada momento. También lo sé por mi práctica terapéutica: si la vivencia corporal es fuerte, se trasluce inmediatamente en un cambio de la mente. Os animo a practicar estas técnicas!

  2. con el tai chi espero aprenderlo bien me gusta mucho y tú tienes mucha paciencia,.creo que ya
    he dicho todas mis dudas de todas tus clases..gracias de nuevo por hacernos la vida más agradable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s